money earn

La valoración sobre la vida de las personas aumenta de forma constante en relación a los ingresos económicos, pero la opinión sobre la calidad de las experiencias emocionales diarias se estabiliza a un cierto nivel de ingresos, según un estudio de la Universidad de Princeton en Estados Unidos.

Un grupo de científicos, dirigidos por Daniel Kahneman y Angus Deaton analizaron más de 450,000 respuestas de una encuesta diaria realizada a 1,000 residentes estadounidenses escogidos de forma aleatoria y descubrieron que aunque la valoración de la vida aumenta de forma directamente proporcional al aumento de los ingresos anuales, la calidad de las experiencias diarias no mejoraba más allá de unos ingresos aproximados de 58,000 euros.

Para realizar las evaluaciones sobre la vida a los participantes en la encuesta se les pidió que puntuaran sus vidas en una escala del 0 al 10, mientras que el bienestar emocional se midió a partir de las experiencias positivas y negativas del día anterior.

Cuando los individuos tenían ingresos anuales por debajo de los 58,000 euros mostraban una disminución notable en percepción de la felicidad y un aumento proporcional de la tristeza y el estrés. Los datos también sugerían que el dolor emocional provocado por episodios o circunstancias tristes, tales como enfermedad, divorcio, rompimientos o la mera vida en soledad se ve incrementado cuando se vive en la pobreza. Dicho de forma más llana, si eres pobre la pasarás mal, pero si eres pobre y tienes problemas, la pasarás peor.

El estudio no implica que las vidas de las personas no mejorarían después de un aumento en los ingresos anuales de entre 100,000 y 150,000 dólares, pero sugiere que sobre cierto nivel de ingresos, el bienestar emocional de las personas se ve sujeto a otros factores como el temperamento y las circunstancias vitales.

Hay quienes sostienen que el dinero no lo es todo, que el dinero no compra la felicidad y otras frases propias de quien nunca ha tenido un centavo, pero en lo que a mi respecta el dinero es lo único que puede hacer nuestras vidas más alegres. Siempre y cuando no nos volvamos esclavos del mismo.

No hay comentarios

Dejar respuesta