El otro día mientras organizaba mi closet pude recoger la friolera de 47 cables entre cargadores de móviles, cables USB de datos, cables de computadora, etc. Estaban “guardados” allí como una forma de recordarme cada uno de los dispositivos que han pasado por mi casa y que de alguna manera habían desaparecido dejando solo cables atrás. Como no sabía que hacer con ellos vacilé sobre tirarlos o guardarlos un poco más, pero ahora ya sé cómo organizarlos.

No será la forma más estética de hacerlo, pero si una muy funcional. Simplemente coges una caja que no estés usando, y utiliza los rollos de papel para meter, dentro los cables que tengamos tirados por ahí. Definitivamente mejor que arrojarlos todos a un cajón y dejar que se enreden.

Fuente

No hay comentarios

Dejar respuesta