Fue un largo día para Amazon, sobre todo despues después de dar a conocer al mundo su nueva tableta, por no mencionar un puñado de otros nuevos dispositivos.

Amazon entró hoy en el creciente mercado de tablets, con su propia tableta Android de 7 pulgadas, bautizada como Kindle Fire. Con el Kindle Fire, Amazon no se conformó con crear un skin sobre Android, como hace la mayoría, sino que han llevado las cosas un paso más allá. El Kindle Fire de Amazon, marca el comienzo de un nuevo tipo de tableta, y a un precio revolucionario de sólo 199 dólares o 145 euros, un precio que le puede dar a Amazon el poder de cambiar el mercado de las tabletas para siempre.

En cuanto a hardware, el Kindle Fire cuenta con una pantalla multi-touch LCD de 7″, al igual Blackberry PlayBook. La pantalla utiliza Gorilla Glass lo que significa que podra hacer frente a todos los golpes y los arañazos habituales este tipo de dispositivos móviles parecen sufrir siempre.

La nueva tableta Android será movida por un procesador de doble núcleo (dual-core) TI OMAP4, que aunque no es muy conocido, suponemos que será suficiente para una tableta de este tipo. Para poder ofrecerla a un precio tan barato de sólo 199 dólares (146€), Amazon no incluyó ni cámara, ni micrófono, ni GPS, ni conexión 3G, sólo estará disponible con Wi-Fi. Pero a quién le importa, por este precio bien vale la pena.

En lo que a software se refiere, ya dijimos que el Kindle Fire ejecuta una versión personalizada de Android 2.1, que consolida todo el increible contenido disponible en las librerías de Amazon: compras, streaming, música, vídeo bajo demanda, aplicaciones y mucho más. Es decir, millones de canciones, aplicaciones y libros a tu alcance, junto a miles de películas y programas de TV. También hay una enorme oferta de revistas.

Viene con una conexión gratuita al servicio Amazon Cloud Storage, para no dejar de lado el alamacenamiento en la nube. No se necesita ningún tipo de cable para la sincronización, y puedes eliminar o volver a descargar el contenido en cualquier momento. Al sacarlo de la caja, el dispositivo ya conoce todo el contenido.

Aún mejor, la tecnología WhisperSync de Amazon te permitirá sincronizar el contenido entre varios dispositivos. Por ejemplo, iniciar una película en tu Kindle Fire, y luego seguir viendola al mismo tiempo en tu TV.

Por otro lado, parte de la velocidad del Kindle Fire depende de la gestión inteligente de la propia infraestructura en la nube de Amazon. Por ejemplo, la velocidad de navegación se acelera dramáticamente gracias a la arquitectura EC2 de Amazon, que almacena las páginas en caché y las comprime para la tableta.

Ahí es donde entra el nuevo navegador Amazon Silk, este nuevo navegador tiene una arquitectura dividida: una parte en la nube, y la otra parte local, lo que elimina la mayor parte de las limitaciones de los navegadores locales. Es decir un parte del contenido se aloja en cache en el mismo navegador (localmente) y el resto se guarda en los servidores Cloud de Amazon.

¿El resultado? Una experiencia web muy rápida. Se parece un poco a la forma en que funciona Opera Mini, pero más inteligente: Silk realmente cachéa la siguiente página que vas a ver, y para saberlo usa tus patrones de uso típico. Wow.

El Kindle Fire en cuanto a hardware no puede compararse con ninguna de las tabletas de grandes prestaciones como el iPad, Galaxy Tab o Motorola Xoom, pero Amazón es conciente que a la gente las especificaciones les importan menos que el precio, y por ello han decidido crear una tableta para las masas, para todo el que quiere comprar un iPad, pero no tiene el presupuesto suficiente para hacerlo.

Quizás me equivoque, pero algo me dice que el Kindle Fire será la tableta Android más vendida, y el principal competidor del iPad.

2 Comentarios

Dejar respuesta