dominios .xxx

Para algunos, la reciente apertura oficial del dominio. xxx es la mejor cosa que le puede suceder a la pornografía en Internet, desde que apareció en la década de 1990, como se muestra en la película Middle Men. Para otros, es un paso peligroso que viene con consecuencias negativas para muchos, algunas sutiles y otras muy graves.

La idea de reservar un dominio de Internet con material para adultos ha estado rondando por más de una década. En 2000 y 2004, se presentaron propuestas a la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN), pero ambas propuestas recibieron una amplia oposición de los grupos conservadores.

Después que la ICANN lo aprobó inicialmente en 2005, el dominio .xxx ha enfrentado a seis años de obstáculos legales y procesales antes de recibir la aprobación final en marzo de 2011. Desde entonces, el Registro ICM (que vigila el dominio) organizó una venta inicial cerrada para algunos dominios .xxx, Y hoy ya están disponibles para que cualquier persona que quiera uno, pueda registrarlo por un módico precio. Los registradores de nombres de dominio pueden comprarlos por 60 dólares cada uno, pero algunos sitios de registro general, los venden al público por 100 dólares o más, según dijo un representante de GoDaddy.

La venta general, está lejos de ser la última palabra sobre un tema tan controversial. Quienes se oponen al entretenimiento para adultos, los que lo producen, y los consumidores han apostado su territorio en el debate, a veces en ambos lados del debate, sobre si los dominios .xxx dominios son una buena idea.

Casos favor y en contra

Muchos grupos conservadores sugieren que la creación de un dominio de nivel superior (TLD) para el porno equivale a una aprobación de la misma. La misma lógica es la que ha evitado que la mayoría de las ciudades creen distrito de luz roja o barrios rojos, al igual que en Amsterdam, donde las actividades de adultos se permiten, si están regulada. Al dejar de lado la parte que tiene que ver con la pornografía Web, los grupos opositores piensan que de ese modo están validando una parte de la pornografía.

“No estamos a favor de la creación de ese dominio”, dijo Patrick Vaughn, asesor general de la American Family Association. “Sólo crea más bienes raíces para la industria de la pornografía, y no excluye los sitios que ya existen. Podría haber sido de ayuda si hubiesen configurado el dominio .xxx como el único lugar para encontrar pornografía. Como está, simplemente le da a los pornógrafos más con que trabajar.”

El Registro ICM dice que la creación de un dominio .xxx es mejor para aquellos que no les gusta la pornografía, ya que proporciona una manera fácil de filtrar los sitios de entretenimiento para adultos. Después de todo, si un sitio tiene el sufijo .xxx, está claro, incluso antes de ir allí qué tipo de contenido estará allí, y decirle a un software que filtre los sitios con ese prefijo es una cosa fácil de hacer.

Al mismo tiempo, los dominios .xxx ofrecen mejores protecciones que los sitios de pornografía, y eso beneficia a las personas que quieren tener acceso a material para adultos. Ya que cualquiera que acceda a un sitio .xxx está de acuerdo con ciertas condiciones, entre ellas un análisis diario en busca de malware, servidores dedicados para la búsqueda y el acceso a un nuevo sistema de micropagos, por lo que los en teoría los sitios serán más seguros y fácil de usar que otros sitios para adultos, que a veces son caldo de cultivo para el malware.

A pesar de estos beneficios, algunos piensan que la idea de poner todos los huevos del porno Web en una sola canasta hace que sea mucho más fácil para el gobierno o para terceros que simplemente presionar un botón y hacer que todo desaparezca. Además de las preocupaciones de censura, algunos proveedores de material para adultos se oponen a la idea de un dominio .xxx, con el argumento de que relega a un “ghetto” de internet algunos aspectos de la sexualidad humana de los que la sociedad no debe avergonzarse en primer lugar.

El verdadero problema: $$$

Sin embargo, algunos consideran que tales posturas desde el principio son meros pretextos para oponerse al verdadero problema detrás de los dominios .xxx: el dinero. Cientos de webmasters de sitios para adultos han escrito a la ICANN en los últimos años para oponerse a la aprobación del dominio por esa razón.

Por ejemplo, la empresa que gestiona Playboy.com, se opone firmemente al dominio .xxx y se ha negado a participar en su puesta en práctica de cualquier manera. Manwin, una empresa con sede en Luxemburgo que también gestiona YouPorn, Xtube, y otros sitios, está demandando a la ICANN y el Registro ICM porque prácticamente están obligando a las empresas a soltar dinero para registrar dominios antes de que los ciber-okupas lo hagan.

Por ejemplo, si a Apple le preocupa que un sitio porno comience a operar como apple.xxx, tendrían que pagar para obtener ese dominio (y puede que lo han hecho, ya que no está disponible, de acuerdo con el Registro ICM). Muchas universidades han sido avisadas para que compren sus direcciones .xxx antes que nadie.

El futuro del dominio .xxx

Si bien muchos se han opuesto a la creación de sitios .xxx en los últimos años, el hecho es que ya están disponibles, y puedes registrarlo en sitios como GoDaddy, Domain.com y otros. Sin embargo, estar disponible y ser un éxito son dos cosas diferentes. Después de todo, los sitios para adultos no están obligados a utilizar el dominio, y si sólo un pequeño porcentaje lo hace, la iniciativa puede desvanecerse en el olvido. Un buen ejemplo son los dominios .mobi, que hicieron un gran debut hace cinco años como dominios de nivel superior para los sitios optimizados para dispositivos móviles, y esta es la fecha en que eso no ha ido a ninguna parte.

¿Pasará lo mismo ocurrirá con los dominios .xxx? Eso depende de lo fuerte que sea el alcance del Registro ICM para la comunidad del entretenimiento para adultos, y cómo respondan los consumidores. En cinco años a partir de ahora, los dominios .xxx podrían ser un animado mercado para adultos o un pueblo fantasma chillón. Dinos lo que piensas que va a ser en los comentarios.

Personalmente creo que los dominios .xxx habrían tenido más sentido si hubiesen obligado a todos los sitios de pornografía en internet a cambiarse a un dominio.xxx. De este modo, la pornografía en internet pasaría a estar en un lugar en el que no llegarías por error y al que sólo llegarías si de verdad estuvieras interesado en visitar.

No hay comentarios

Dejar respuesta