Si usted es un conductor profesional, un guerrero de la carretera, o simplemente utilizas tu auto para ir diariamente al trabajo, es probable que en algún momento hayas sentido la necesidad de utilizar el teléfono inteligente en tu vehículo.

Pero uno de los mayores inconvenientes para el uso de un teléfono inteligente en un coche es el proceso de carga. Necesitas todo tipo de molestos cables de alimentación para mantener tu gadget cargado, con todos los problemas que eso conlleva. En ese sentido, los cargadores inalámbricos serían una solución bastante obvia a este problema, al menos en teoría, pero por ahora no existe una tecnología inalámbrica establecida que pueda ser utilizada a gran escala en la industria del automóvil.

Sin embargo, eso podría cambiar en un futuro próximo, según un comunicado de prensa oficial publicado por Chrysler. Según el cual la división Mopar de Chrysler tiene la intención de convertirse en el primer fabricante de automóviles del mundo en eliminar por completo los cables de alimentación de los automóviles. Comenzando con el Dodge Dart 2013, los autos de Chrysler ofrecerán de manera opcional un sistema de carga inalámbrica para autos, disponible para todos los clientes por 199.99 dólares, más los honorarios de la instalación.

El sistema de carga inalámbrica se compone de una especie de bloque de inducción que se coloca dentro de la consola central y que permitirá que los usuarios puedan cargar sus dispositivos móviles en el preciso momento en que entran al coche.

Ahora bien, si bien es cierto que la solución de carga inalámbrica de Chrysler parece bastante sencilla y cómoda, todavía hay un par de peculiaridades que la automotriz necesita resolver con el fin de hacer que las personas se dispongan a pagar más de 200 dólares por esto. En primer lugar, de acuerdo con Chrysler, el sistema funciona con los iPhones, Blackberries, algunos reproductores de MP3, así como un montón de teléfonos inteligentes basados en Android e incluso tabletas de pequeño tamaño. Sin embargo, aún no está claro exactamente qué dispositivos son compatibles.

En segundo lugar, el comunicado de prensa de Chrysler también dice que para que el sistema funcione correctamente en tu teléfono, necesitarás un estuche especial. Para obtener ese estuche, lo más probable es que tengas que pagar unos dólares más por el estuche, de modo que en definitiva, el sistema en total costará unos 250 dólares, lo que parece un poco excesivo, sobre todo teniendo en cuenta que un cargador inalámbrico casero cuesta menos de 50 dólares.

¿Y ustedes qué piensan?

No hay comentarios

Dejar respuesta