Cambiar el nombre de un producto establecido es algo que las empresas no suelen hacer muy a menudo. Y hay varias razones por las que eso es así, desde perder parte de la visibilidad de los productos y la marca, hasta causar confusión entre los clientes y usuarios.

Cuando se trata de OpenOffice, hemos visto bastante confusión últimamente. En 2010, cuando Oracle compró Sun, los derechos de OpenOffice pasaron a Oracle. A muchos desarrolladores de la comunidad no les gustó el movimiento, y el plan de Oracle de crear una versión comercial de OpenOffice, así que decidieron crear LibreOffice, una bifurcación basada en el código original de OpenOffice.

Luego en junio de 2011 Oracle decidió entregar el proyecto OpenOffice a la Fundación Apache. Este movimiento dejó en claro que Oracle no estaba interesado en la distribución de una versión comercial de la suite de Office, y que la empresa no tenía ningún interés en el proyecto.

Pues bien, hoy fue liberada una nueva versión de OpenOffice, y con ella llegó el cambio de nombre a Apache OpenOffice. El registro de cambios enumera una gran cantidad de cambios, incluyendo tiempos de arranque más rápidos, mejora de la exportación CSV, reducciones del tamaño de archivo para archivos PDF que contienen mapas de bits monocromos, impresión mejorada en Unix, visualizaciones mejoradas de gráficos y un cambio de licencia a Apache License 2.

La licencia ha cambiado a nuestro sencillo y no limitativa, de la licencia Apache 2. La licencia de Apache hará adopción, distribución y modificación del software más fácil para todos los usuarios y desarrolladores. Por supuesto, el software es libre, y el código fuente y sus actualizaciones se seguirán estando disponibles a través de los servidores de Apache Software Foundation.

Los usuarios interesados pueden descargar la última versión de Apache OpenOffice 3.4 desde el sitio oficial, donde se encuentra disponible para todos los sistemas operativos e idiomas compatibles. El instalador de Windows tiene un tamaño de alrededor de 145MB.

¿Qué opinas del nuevo cambio de nombre? ¿Confunde? ¿O es sólo un paso inevitable que no le hace daño a la suite OpenOffice?

No hay comentarios

Dejar respuesta