Samsung presentó su phablet Galaxy Note II en Berlín hace un par de semanas atrás, hicieron la pantalla un poco más grande y añadieron algunas nuevas habilidades para su lápiz digital. Pero eso no es todo, el Galaxy Note II tiene mucho más que ofrecer, más que una pantalla grande y un lápiz digital.

Supongo que todos lo saben, pero para los que no lo sepan, el Galaxy Note II es la segunda versión del Galaxy Note, que llegó a los Estados Unidos en febrero. En esta ocasión Samsung expandió la pantalla de 5.3 a 5.55 pulgadas, a la vez que hicieron el teléfono un poco más delgado y más estrecho en general. Esto se debe a que la relación de aspecto también es ligeramente diferente: Ahora es de 16:9 (la original era de 16:10). La versión global del Galaxy Note tiene un procesador de cuatro núcleos a 1.6GHz, una batería de 3,100 mAh y opciones de almacenamiento de 16, 32 y 64 GB. Y la pantalla Super AMOLED Plus tiene una resolución de 1280 x 720.

Pero el cambio más importante es el lápiz. Samsung modificó el S Pen y actualizó el software en el Galaxy Note II para que trabaje mejor con él. El nuevo lápiz es más grueso y tiene un factor de forma ligeramente rectangular para evitar que ruede. Es un diseño mejor, aunque eso significa que el lápiz del Galaxy Note II no es incompatible con el Note original y no entra en la mayoría de accesorios, como el soporte del lápiz que hace que se sienta más como una pluma real.

Puedes ver la diferencia tan pronto como remueves el S Pen, la pantalla de inicio del Galaxy Note II cambia para poner las aplicaciones basadas en lápiz óptico al frente y al centro cuando lo sacas. El nuevo Note también ha sido mejorado con una tecnología de “hovering” superior, y que Samsung llama AirView, con la que la pantalla puede detectar si estás sosteniendo el lápiz sobre la pantalla. Ahora está en el orden de aproximadamente un centímetro y medio, mientras que antes era de unos pocos milímetros.

AirView es una de las características más útiles del Note. Al pasar el dedo por encima de una miniatura de vídeo, el vídeo se reproducirá con sonido en una ventana de vista previa. Una vez que abras el video en el reproductor, puede desplazarse sobre la línea de tiempo del vídeo para previsualizar los distintos cuadros en el tiempo. Los cuadros aparecen muy rápido al mover el lápiz. Por desgracia, sólo funciona en el reproductor de vídeo de Samsung y no con las aplicaciones de vídeo de terceros como YouTube.

AirView también trabaja con el correo electrónico. Al pasar sobre un mensaje en tu lista, aparece una ventana de vista previa, que muestra algunos de los contenidos. Si hay un enlace en tu correo electrónico, también puedes llamar a una ventana emergente que contiene un mini navegador web, muy útil. Pero quizás la mayor utilidad de AirView está en la web, pues al pasar el puntero sobre contenido dinámico en sitios web, aparecerán los menús desplegables que no se traducen muy bien en el móvil. El S Pen los trae de vuelta.

EL Galaxy Note II también toma prestadas algunas características del Galaxy Note 10.1 y del Galaxy S III, tales como el pop-up de vídeo, que te permite disfrutar de la reproducción de vídeo en una pequeña ventana mientras estás haciendo otras cosas en el teléfono (de nuevo, no funciona con YouTube). La cámara también cuenta con funciones como el Share Shot para el modo de foto grupal (que se ha simplificado un poco) y un modo de ráfaga, que está integrado en la cámara, no hay necesidad de cambiar de modo.

Una mejora de cámara muy interesante es Best Face (Mejor Cara). Si tomas un puñado de fotos de un grupo, pero en las fotos no todo el mundo sale sonriendo, lo que puedes hacer es recoger las expresiones faciales de los individuos de otras fotos en el set, y la cámara intercambiará las expresiones en la foto que más te guste. No funciona también como cabría de esperar, pero hace un buen trabajo con fotos en ambientes de mucha luz con gente de pie y con fondos simples y uniformes.

Ahora bien, si bien el Galaxy Note es un phablet bastante con funciones bastante interesantes, mi deber es ser objetivo, y decir la verdad sobre todo. En ese sentido tengo que decir que hay algunos problemas con el Galaxy Note II. En primer lugar, a veces relega la navegación a los botones debajo de la pantalla, pero esos botones suelen quedarse atenuados y terminamos olvidándonos de que están ahí. El resultado es que a veces te sientes atrapado dentro de un menú o aplicación sin ninguna forma de salir. Es cuestión de acostumbrarse, pero mientras eso sucede la realidad es que te sentirás atascado.

Sin embargo, el problema más grande, y que se está convirtiendo rápidamente en un problema en muchos dispositivos de Samsung, y es la invasión de funciones. Samsung trabajó para darle a sus stylus muchas nuevas habilidades, pero a menudo solo funcionan con aplicaciones específicas de Samsung. Desde la toma de notas hasta los pop-up o las fórmulas, el S Pen puede ser una fuente de funciones muy útiles o un montón de trucos de utilidad limitada.

Tendremos una idea más acabada cuando podamos revisar el Galaxy Note II de forma más extensa. Por ahora, te dejamos a ti hacer la elección.

No hay comentarios

Dejar respuesta