La versión más reciente del navegador Chrome, Chrome 23, acaba de ser lanzada en el canal estable ayer y parece que por fin Chrome ha igualado a Internet Explorer, Firefox, Opera y Safari, con la implementación de la función de Do Not Track.

Do Not Track evita que los sitios web puedan rastrear tu actividad para fines de retroalimentación u otros fines. Ahora impide que los servicios de análisis y las redes de anuncios recopilen información sobre qué sitios web que has visitado o sobre cómo llegaste a una página determinada.

Esta función se introdujo por primera vez en Internet Explorer 9 y desde entonces, todos los demás navegadores populares han adoptado este sistema, excepto Google Chrome que recién acaba de implementarla.

¿Alguna vez has notado que tras entrar a la web de una tienda online todos los anuncios que te aparecen son de esa tienda online o de productos relacionados con la misma? Eso en parte gracias a las funciones de “Do Not Track”.

El hecho de que Chrome haya sido el último de los navegadores populares en implementar esta funcionalidad no es casual. Contrario a lo que muchos piensan, más del 90% de los ingresos de Google provienen de la publicidad, y este tipo de funcionalidades, en cierto modo vienen a evitar que las compañías utilicen tus datos de navegación para fines publicitarios. Dicho de otra manera, es el tipo de mejoras que Google no anunciará con bombos y platillos.

Para activar la opción “Do Not Track” en la Configuración de Chrome, tendrás que desplazarse hasta “Configuración”, luego desplázate hacia abajo y dale clic donde dice “Mostrar configuración avanzada…” y activar la última casilla en las opciones de Privacidad que dice: Enviar solicitud de “No realizar seguimiento” con el tráfico de navegación.

Cuando la activas, Chrome te muestra una ventana emergente que dice:

No realizar seguimiento

Si se habilita la opción de “No realizar seguimiento”, se incluirá una solicitud con tu tráfico de navegación. Los efectos dependerán de si hay algún sitio web que responda a la solicitud y de cómo se interprete. Por ejemplo, algunos sitios web pueden responder a la solicitud mostrando anuncios que no estén basados en otros sitios web que hayas visitado. Muchos sitios web seguirán recopilando y utilizando tus datos de navegación, por ejemplo, para mejorar la seguridad, proporcionar contenido, servicios, anuncios y recomendaciones en sus sitios web y generar estadísticas de informes. Más información

Los cambios no serán tan abrumadores como los que se obtienen con otros navegadores, pero es un buen principio, y en mi caso incluso hasta he notado una ligera mejora en el rendimiento del navegador.

Además de la funcionalidad de Do Not Track (No realizar seguimiento), Chrome también ha cambiado la forma en la que se gestionan los permisos de sitio y la han trasladado a la barra de URL.

Para administrar los permisos de un sitio web en Chrome 23, tendrás que hacer clic en el icono de SSL en la barra de URL, o en el icono de información del sitio (depende de lo que se vea cuando abres una página web) y aparecerá un menú con opciones para la gestión de las cookies y un ficha para ver información de conexión. Además de las cookies, también puedes gestionar plugins y qué tipo de permisos tiene un sitio en particular, es decir, el acceso a tu ubicación, el envío de notificaciones, etc.

Además de estos dos cambios notables, Google Chrome 23 consumirá menos energía de la batería, y deberías ver una diferencia notable incluso cuando estés viendo vídeos. La nueva versión también ha corregido algunos errores de seguridad, y de acuerdo con los datos publicados por el propio Google, la compañía ha pagado un total de 9000 dólares en recompensas de errores.

Esperemos que las mejoras continúen, no vendría nada mal aligerar un poco el navegador, para que consuma mucho menos recursos de los que consume actualmente.

No hay comentarios

Dejar respuesta