El próximo 31 de Enero se vence la oferta de Microsoft para que ellos que deseen comprar una actualización a Windows 8. Muchos usuarios de Windows 7 y otras versiones se sienten un tanto intimidados por la nueva interfaz Metro de Windows 8.

Las principales quejas son que Windows 8 no tiene botón de inicio y que no tiene menú de inicio, sólo la pantalla de inicio repleta de iconos al estilo Metro. Otra queja es que Windows 8 muestra la pantalla de inicio inmediatamente después de acceder al sistema, en lugar de mostrar el escritorio como las versiones anteriores de Windows.

Por suerte, para hacer frente a los aparentes problemas de falta de familiaridad con la interfaz de usuario de Windows 8 usaremos varias aplicaciones de terceros que permiten habilitar un menú Inicio, o una aproximación del mismo, y un botón de Inicio para los usuarios de Windows 8 y para pasar directamente al escritorio al iniciar sesión.

Algunas de estas aplicaciones son nuevas, creadas exclusivamente para mantener contentos a los nuevos usuarios de Windows 8 que añoran el escritorio tradicional con su botón y menú de inicio. Algunas de esas aplicaciones son Start8, StartIsBack y RetroUI, todas muy similares en lo que a funcionalidades se refiere. Otras son nuevas versiones de aplicaciones antiguas.

Shell Classic fue originalmente un proyecto para rehabilitar el menú Inicio de Windows XP en Windows Vista y Windows 7 (entre otras cosas), y ahora tiene algunas funcionalidades específicas para Windows 8. Obviamente no te las mostraremos todas, sino que cada día te hablaremos de uno y al cabo de 4 días podrás elegir el que más te guste.

Y la primera versión para devolver el botón de Inicio y el Menú de Inicio a tu PC con Windows 8 es StartIsBack.

Cuando se trata de proporcionar una auténtica experiencia de Inicio en Windows 8, el claro ganador es StartIsBack. El botón y el menú de inicio de StartIsBack son casi idénticos a sus versiones de Windows 7. El desarrollador afirma que, aunque el menú Inicio no está disponible en Windows 8, Microsoft tuvo que dejar la mayor parte de la implementación y de plomería en el sistema operativo por razones de compatibilidad hacia atrás.

StartIsBack se basa en esas capacidades ocultas para proporcionar una experiencia de menú Inicio que será inmediatamente familiar a cualquiera que haya usado versiones anteriores de Windows. Tiene justo el mismo efecto que obtienes el Windows 7 al pasar el cursor por encima del botón de inicio y ofrece las mismas funcionalidades, incluyendo la búsqueda integrada y destacando las aplicaciones recién instaladas.

La gama de opciones y ajustes para StartIsBack son igualmente auténticas, aunque el diseño de estas opciones no lo sea tanto.

 

En la parte superior de esta experiencia genuina de menú de Inicio, StartIsBack proporciona un cierto control sobre las funciones de Windows 8. El inicio de sesión directo en el escritorio es una de las necesidades más importante para aquellos que quieran convertir Windows 8 en Windows 7, y StartIsBack ofrece esa opción. Más allá de eso, StartIsBack te permite desactivar las esquinas calientes.

Con StartIsBack todavía puedes tener acceso a la pantalla de inicio si lo deseas, también puedes optar por eliminar todas las aplicaciones de escritorio desde la pantalla de inicio, por lo tanto también funciona como un lanzador exclusivamente para aplicaciones estilo Metro.

No obstante, Metro se dejará ver de vez en cuando. La combinación de las teclas Win + Tab invoca el nuevo Metro App Switcher en lugar de Flip3D. Del mismo modo, Win + F te lleva a la nueva pantalla de búsqueda de Metro en lugar de una ventana de búsqueda de Explorer.

 

StartIsBack tampoco hace nada para restablecer la funcionalidad del escritorio para las cosas que se han movido al universo de Metro, haciendo clic en su conexión de red sigue mostrando un panel estilo Metro, la adición de un dispositivo Bluetooth todavía te lleva a la aplicación Ajustes de metro, y así sucesivamente. Sin embargo, StartIsBack sigue siendo lo más parecido a Windows 7 cuando de Windows 8 se trata.

Además, la aplicación puede ser instalada y usada como un usuario sin privilegios regular. Cuando se ejecuta, ni siquiera crea ningún proceso adicional, sino que sólo carga una DLL adicional en el proceso de Windows Explorer que siempre se ejecuta de todos modos.

Obviamente, los desarrolladores detrás de StartIsBack no viven de la caridad, y por lo tanto no pueden ofrecer su trabajo de manera gratuita. De modo que si quieres usar el software la licencia cuesta 3 dólares (2.2 euros) por PC, y tienes 30 días para usar la versión de prueba gratuita antes de decidirte.

No hay comentarios

Dejar respuesta