No Roaming en Europa

El brazo ejecutivo de la Unión Europea está tratando de abolir las tarifas de itinerancia de telefonía móvil o roaming en los 28 países de la Unión Europea como parte de un paquete más amplio para racionalizar el sector de las telecomunicaciones.

Bruselas ha decidido que no basta con la reducción de precios que se aprobó hace un par de meses, y la semana pasada la Comisión Europea aprobó un nuevo plan llamado ‘Un continente conectado’ con el que se pretende eliminar para siempre las tarifas de roaming en la Unión Europea, comenzado el 1 de julio de 2014.

La legislación, propuesta por la Comisión de la UE, prevé que los clientes ya no tendrán que pagar por las llamadas entrantes cuando viajen a otros países de la Unión Europea. Asimismo, la propuesta pretende limitar los precios de las llamadas entre los diferentes países de la Unión Europea al mismo precio de las llamadas de larga distancia dentro de cada país.

Es decir, si vives en España y por cualquier cuestión tienes que viajar a Chipre, podrás llevarte tú móvil contigo. Y con la nueva normativa podrás recibir todas las llamadas desde España en tu móvil sin ningún costo. Pero además, si decides llamar desde tu móvil en Chipre a un teléfono en España, en lugar de pagar por una llamada de larga distancia desde Chipre a España, el precio que pagarías sería el de una llamada de larga distancia dentro de España.

neelie-kroes

La comisaria de la UE para asuntos digitales, Neelie Kroes, dijo que el objetivo es que las personas gocen de los mismos gastos de teléfono, independientemente de dónde se encuentren en Europa. Los cambios son parte de un paquete para corregir el fragmentado mercado de las telecomunicaciones del bloque y fomentar la inversión en nuevas redes de alta velocidad.

Kroes ha sido firme en su oposición a las tarifas de itinerancia (roaming) desde que asumió como comisaria de agenda digital. Sin embargo, los propietarios de las grandes redes de telecomunicación en Europa, como Vodafone, Orange y Telefónica han advertido que las propuestas podrían costarles unos 7 mil millones de euros. A lo que Kroes ha respondido describiendo las tarifas de roaming como una “mina de oro” para los operadores y “un elemento de irritación desproporcionada para los viajeros”.

Está de más decir que estoy a favor de la propuesta de Kroes, y sólo espero que los países latinoamericanos se unan para hacer lo mismo, aunque en este caso debo reconocer que es más un deseo personal que una posibilidad real a corto o mediano plazo.

No hay comentarios

Dejar respuesta