email-cifrados

Entre las violaciones constantes de contraseñas y con la NSA hurgando en todo lo que haces, es muy posible que el tema de la privacidad te haya pasado por la mente últimamente. Por ello, si estás buscando un poco de intimidad en tus comunicaciones con amigos y seres queridos, o si simplemente quieres confiar en que los documentos de correo electrónico que le envías a tu contador o cliente no están siendo interceptados y leídos, tendrás que cifrar (encriptar) tus mensajes.

Afortunadamente, es fácil de hacer. Y a continuación te explicaremos cómo hacerlo.

Mientras que el espionaje del gobierno de Estados Unidos es un tema de moda en estos momentos, no deja de ser la última distracción de seguridad en los titulares. Antes de que todo el mundo estuviera enojado con la NSA, estábamos preocupados por el espionaje corporativo, por los empleadores que leen los correos electrónicos personales, por los ladrones de identidad y por los hackers.

Aunque la encriptación de tu correo electrónico puede o no protegerte de un gran gobierno o de alguien con tiempo y recursos de procesamiento, sin duda puede mantener la seguridad de tus datos frente a las personas que buscan apropiarse de tus cuentas, restablecer contraseñas y suplantar tu identidad, robar tus datos financieros o un peinar tu lista de contactos en busca de información útil acerca de ti para luego usarla en ataques de phishing.

En este post y en los siguientes, te mostraremos la forma de encriptar tu correo electrónico mediante clientes de escritorio como Thunderbird y Postbox, y con cualquier proveedor de correo web que utilices (Gmail, Outlook, Google Apps, Yahoo, etc). Todo lo que necesitas es un par de descargas y un poco de tiempo de configuración. Por supuesto, también necesitas que tus amigos también usen PGP, ya que tendrás que intercambiar claves públicas con ellos para asegurarte de que pueden leer tus mensajes.

mensaje-encriptado

Hemos explicado varias veces por que tu privacidad es importante, e incluso si no estás preocupado por el espionaje del gobierno (que ni siquiera requiere una orden judicial) o por el seguimiento de las empresas (que es posible que hayas aceptado inconscientemente al registrarte tu correo electrónico), hay varias buenas razones para asegurar el contenido de algunas de tus comunicaciones sensibles.

Cifrar el correo electrónico puede parecer desalentador, pero en realidad es bastante simple. Nosotros vamos a usar algo que se llama PGP. Este hará que los mensajes parezcan texto ilegible para los espectadores no invitados. También oculta los números de tarjetas de crédito, direcciones, fotos y cualquier otra cosa que prefieras mantener en privado si no tienes una conexión segura con tu proveedor de correo electrónico.

¿Estás listo para empezar? Esto es lo que usted necesitas:

  • Thunderbird (Windows/OS X/Linux) o Postbox (Windows/OS X) para el correo electrónico de escritorio.
  • Enigmail, un add-on de OpenPGP para Thunderbird y Postbox. Puedes obtenerlo para Thunderbird aquí, y para Postbox aquí.
  • Mailvelope para Chrome o Firefox, y una cuenta de correo web como Gmail, Outlook, Yahoo o GMX.

Como dije antes, tus amigos también deberán usar PGP, y tendrás que intercambiar claves públicas con ellos para asegurarte de que puedan leer tus mensajes. Mucha gente publica sus claves públicas a sus sitios web personales, o simplemente las envían como archivos adjuntos de correo electrónico a todos los que les envían un correo electrónico.

pgp-en-mac

Ese es el mayor inconveniente de utilizar el cifrado PGP para garantizar tu correo electrónico. Es tan bueno como el número de personas que lo usan, por lo que es una buena idea su instalación, incluso si no cifras todo lo que envías.

En el siguiente post te explicaremos cómo instalar GnuPG and Enigmail para generar tus claves.

No hay comentarios

Dejar respuesta