nextbit_robin

El antiguo jefe de diseño de HTC y un grupo de ex desarrolladores Android, se han unido para construir un nuevo smartphone que podría eliminar para siempre los problemas de almacenamiento de los teléfonos inteligentes.

La compañía se llama Nextbit y han lanzado una campaña de financiación en Kickstarter para conseguir los fondos necesarios y hacer que su teléfono inteligente “Robin”, salte de los blueprints a la realidad.

Robin tiene una pantalla de 5.2 pulgadas con un SoC Snapdragon 808, 32GB de almacenamiento, 3GB de RAM y una pantalla de 1080p. Además, USB Tipo-C, altavoces frontales duales, NFC y una cámara de 13MP.

robin_smartphone_en_mano

Las especificaciones son sólidas y creo que competirá muy bien contra los otros dispositivos con Snapdragon 808, como el LG G4 y el Moto X Pure Edition.

Ahora bien, lo que hace que Robin sea diferente al resto no es su hardware, sino más bien su software. En lugar de invertir tiempo y recursos en crear una nueva interfaz de usuario con una piel personalizada o aplicaciones no borrables (bloatware) de dudoso valor, Nextbit ha creado lo que denomina un sistema operativo integrado en la nuble o Cloud OS.

¿Pero cómo funciona Cloud OS? Bueno, la idea detrás de Robin es que en lugar de estar constantemente descargando y subiendo data desde y hacia el teléfono, el sistema operativo te da lo que necesitas cuando lo necesitas. Para hacerlo, Robin monitorea la forma en que utilizas las aplicaciones y luego hace copias de seguridad de tus aplicaciones y fotos en la nube. Cuando el teléfono se está quedando con poco espacio, el software inteligente se encarga de transferir las aplicaciones menos utilizadas a la nube, y luego las borra del teléfono para liberar espacio. Si necesitas ejecutar esa aplicación nuevamente en el futuro, Robin la descargará en segundo plano y subirá otra cosa a la nube para hacer espacio para el nuevo software.

telefonos_robin

Los iconos de todas las aplicaciones permanecen en la pantalla de tu teléfono, incluidas las que han sido subidas a la nube. Cuando tocas el icono de una aplicación, el teléfono descargará toda la data necesaria sin que el usuario lo vea. Pero lo mejor de todo es que muchas veces Robin se anticipará y descargará las aplicaciones que vas a usar incluso antes de que des clic en el icono de dicha aplicación. Mientras más uses el teléfono, más te conocerá Robin y más predecible serás.

Los usuarios que no deseen utilizar la nube a menudo o que prefieran mantener un grupo específico de aplicaciones todo el tiempo en el almacenamiento físico, podrán usar los 32GB de almacenamiento del dispositivo para mantenerlas accesibles siempre y usar los 100GB de almacenamiento en la nube que Nextbit está prometiendo a todos los usuarios, para almacenar las fotos, música, documentos y las apps menos usadas.

La compañía además ha prometido que no cobrará tarifas adicionales a los usuarios para conseguir más capacidad de almacenamiento. Si suficientes personas se acercan a los 100GB consumidos, Robin simplemente elevará el límite para todos.

nexbit_robin_cloudos

No hay duda de que Robin y su Cloud OS ofrecen varias ventajas frente a los dispositivos convencionales. De hecho, podría proporcionar una respuesta a los consumidores que se sienten frustrados por la falta de ranuras microSD en los dispositivos modernos, o para aquellos que constantemente se quedan sin espacio.

Además, la compañía promete abrazar a los usuarios amantes del modding, permitiéndoles desbloquear el gestor de arranque (bootloader) sin anular la garantía. Nextbit quiere hacer de la nube un componente transparente para tu teléfono inteligente, en lugar de algo que usas a regañadientes cuando ya no tienes otra opción.

Pero no todo es color de rosa, pues si bien es cierto que descargar data desde la nube suena muy bien en teoría, cargar/descargar cantidades significativas de data puede agotar rápidamente tu plan de datos inalámbricos. Y dependiendo de tu cobertura, habrá retardo asociado a las descargas. Por no mencionar que el sistema depende de una conexión a internet para funcionar de manera óptima. Si no hay internet, no hay Cloud OS.

En la actualidad un dispositivo como el Nextbit Robin, no sería útil para todos los usuarios, y tampoco funcionaría en todos los países. No obstante, el concepto de un teléfono inteligente conectado a la nube es algo que vale la pena probar.

Finalmente, si Nextbit alcanza su objetivo de financiación (500,000 dólares) el teléfono Robin llegará a manos de los usuarios a finales de este año con un precio de 399 dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here