Fairphone 3

Todos estamos comprometidos, hasta que el compromiso nos toca.

Este corolario es particularmente cierto cuando lo aplicamos a los miles de influencers y promotores de la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente y el #zerowaste.

Está muy bien cuidar y defender el medio ambiente, tal tarea debería estar grabada con fuego en lo más profundo del interior de cada ser humano.

Y del mismo modo, está muy bien venderte en las redes sociales como el adalid de la protección ambiental y del ecologismo, rodeado de hashtags y etiquetas que te identifican como #ecofriendly #zerowaste #greenlife y muchas otras cosas más.

Lo que no está tan bien es mentir, censurar u ocultar la verdad cuando ésta te afecta o te deja en evidencia.

Recientemente descubrí el Fairphone, el primer smartphone del mundo 100% sostenible y justo. Me sorprendió mucho que no hubiese oído hablar de él hasta entonces, pues me parecía una opción bastante válida para mucha gente, incluido yo. Pero me sorprendió especialmente, porque a pesar de que sigo a cientos de “influencers” del mundo del cuidado medioambiental y de la sostenibilidad, ninguno de ellos había mencionado jamás el Fairphone. Pero sí que hablaban con frecuencia de sus iPhones, Samsung Galaxy y otros smartphones no tan amigables con el medio ambiente.

teléfono modularComo el niño que descubre un tesoro escondido, me apresuré a contactar con todas esas personas a las que seguía para hablarles del Fairphone, y aquí fue cuando TODOS los santos se me cayeron del altar.

Contacté con 15 personas para recomendarles hablar del fairphone. Solo respondieron 12 de ellos, y otro tres a los que a menudo les comparto tips e ideas, y que suelen responder más o menos con cierta rapidez, siguen sin decir nada. A pesar de haber leído mi mensaje.

Pero mi decepción no viene por los que no han respondido, viene de aquellos que sin han respondido. Los 12 habían oído hablar del fairphone, pero ninguno de ellos había querido hablar del dispositivo por razones tan injustificables como las siguientes.

1. Gracias por la recomendación, lo conozco, pero no es tan potente como un iPhone, todavía no pueden competir con Apple. De todos modos, gracias.

2. Hola, si conozco el fairphone, desde hace años, les vengo siguiendo, pero no han avanzado mucho. De todos modos muchas gracias.

3. Sabes que soy apple fan, en el momento en el que hable de este teléfono, los trolls y haters me empezarán a decir porque no tienes un fairphone. Prefiero evitarme todo el estrés y dejar que cada quien los descubra solo.

4. Tiene buena pinta la verdad, pero eso de ser modular es para gente un poco más freaky. Además, como que no es tan potente como los teléfonos de otras marcas.

5. Hola, si que conozco el fairphone, pero todavía está muy caro. Más adelante cuando logren hacerlos más potentes y bajen un poco el precio, sin duda será una opción a tener en cuenta.

6. Hola. He oído hablar de él. Pero no es viable. El diseño no es muy bonito. Y el hardware es poco más que un gama media. Y aunque entiendo que las opciones sostenibles son más caras, 450€ me parece mucho.

7. Buenas tardes, gracias por el tip. Muy interesante. Sin duda hablaré del fairphone.
Y así hasta 12 excusas baratas que se repetían con cada uno de los doce.

Debo decir que luego de leer tales respuestas, deje de seguirles a todos. Por qué más allá de decir que un smartphone 100% sostenible de 450€ es caro cuando pagaste 1500€ por un iPhone que no le llega a los tobillos en termino de sostenibilidad me pareció una broma, no puedo seguir dándole poder a gente que censura información beneficiosa a partir de lo que les conviene o no.

No hablar de un teléfono sostenible porque tienes un iPhone y no quieres que te lo echen en cara. ¿En serio?

FairphoneO que te digan que los sigue desde hace años, pero no han avanzado tanto. Pues mientras tengan amigos del medio ambiente como tú, que prefieren no hablar de ello, pues menos avanzarán. Y luego, ¿avanzar en qué sentido, qué puedes hacer con tu iPhone que no puedas hacer con el fairphone, además de los memojis?

En resumen, lo que comenzó con mucha ilusión, de golpe y porrazo me trajo a la realidad de la especie humana. Porque me demuestra que el compromiso real no existe. La gente se compromete hasta que ese compromiso les exige un sacrificio a cambio. Y ante tal situación, la mayoría simplemente se olvida del compromiso o hace como que no lo ve.

 

hashtags eco

Inicialmente pensé en poner las capturas de pantalla de las conversaciones con cada uno de esos falsos amigos del medio ambiente, pero finalmente he decidido no hacerlo. La verdad siempre sale a relucir sola. Pero me he quedado con la duda de cuantas cosas interesantes habrán muerto en la bandeja de entrada de falsos abanderados de las mejores causas, que prefirieron callar por no quedar ellos mismos en evidencia, por no ser coherentes con lo que ellos mismos pregonaban defender.

A partir de ahora se acabaron los tips, las recomendaciones a “influencers de pacotilla”. Publicaré lo que piense en mis redes y en los blogs donde se me permita hacerlo, aunque solo lo lean dos gatos. Pero así al menos sabré que fue publicado, y que nadie decidió censurar por intereses personales.

Por cierto, la chiquilla que dijo que hablaría de ello. Aún sigue sin publicar nada al respecto. Quizás algún día lo haga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here